¿Sabes cuántos amigos tiene tu hijo o hija en sus redes sociales? Aquí te brindamos algunas claves para protegerlos. 

El hecho que un niño con muchos contactos online, supere el número de amigos y familiares conocidos, es una señal de alerta a la que se debe prestar mucha atención, pues entre ellos podría encontrarse un desconocido que busca captar adolescentes y niños para la explotación sexual.

En la actualidad, los niños entran en contacto con el mundo digital a una edad muy temprana. Según el INEI, el 49.9% de peruanos entre 6 y 17 años usa Internet. Esta situación incrementa el riesgo de entrar en contacto con potenciales agresores sexuales.

De acuerdo con la Oficina Internacional de los Derechos del Niño (IBCR), este tipo de contacto en línea entre los niños, niñas y adolescentes con personas desconocidas podría desencadenar en casos de trata de personas y explotación sexual.

Frente a esta situación, Sanchía Zucker, especialista de CHS Alternativo, brinda algunos consejos para que las personas responsables de este grupo de la población puedan mantenerse informados respecto a las actividades y comunicaciones que realizan sus hijos en Internet y redes sociales, sin invadir su espacio personal:

1. Configuraciones de seguridad de las redes sociales y juegos en línea
Se debe conocer las configuraciones de seguridad que existen en todas las redes sociales para no permitir que la persona menor de edad deje en público toda su información y también, conocer la dinámica de los juegos en línea.

Es necesario que los padres de familia se empoderen en línea para cerrar la brecha digital.

2. Diálogo abierto
Lo más importante es establecer una relación de confianza con su hijo para conversar sobre su actividad diaria pues si se les prohíbe el uso de las redes sociales abrirán un perfil secreto o modificarán la privacidad para restringirle información.

Se debe explorar el internet con sus hijos, y empezar el dialogo tanto sobre los beneficios del uso de internet como de los riesgos.

3. Establecer horarios
Es importante hacer un itinerario consensuado de actividades del niño, niña o adolescente en el que se considere un momento adecuado para el uso de equipos tecnológicos conectados a Internet de tal manera que no interfiera con sus relaciones o responsabilidades diarias y sobre todo para no generar un aislamiento por el exceso de tiempo dedicado a Internet.

4. Ser vigilantes
Es necesario observar con detenimiento el comportamiento de los hijos en línea y cuando están sin conexión para identificar potenciales indicios que permitan identificar si su hijo está en una situación de explotación.

Algunos de los comportamientos que más se evidencian en niños acosados son: ponerse triste o preocupado después de recibir mensajes o conectarse, exceder el tiempo de conexión, navegar por la madrugada, tener muchos contactos de personas desconocidas, hasta pedir mayor privacidad para el uso de sus equipos.

Asimismo, de acuerdo con datos del reciente Congreso de Prevención y Detección del Delito de Trata de Personas, realizado en Costa Rica, las modalidades cibernéticas para captar a personas menores de edad son perfiles falsos en redes sociales, páginas de universidades y empresas nacionales o internacionales que se hacen pasar por sitios reales para captar a estudiantes jóvenes que buscan un mejor futuro y terminan siendo engañados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>